//De paseo por… San Miguel de Escalada y La Abadía de Eslonza en Mellanzos

De paseo por… San Miguel de Escalada y La Abadía de Eslonza en Mellanzos

En esta ocasión nos desplazamos hasta San Miguel de Escalada para disfrutar de una de las obras arquitectónicas más impresionantes de la geografía leonesa. Tras ello, descubriremos la gastronomía de La Abadía de Eslonza, restaurante ubicado en la localidad de Mellanzos.

San Miguel de Escalada, el monasterio

En los inicios del siglo X y más concretamente en el año 913, el abad Alfonso y un grupo de monjes cordobeses, durante el reinado de Alfonso III, levantaron, en un solo año según una inscripción, un monasterio en tierras leonesas , reutilizando para ello los vestigios de una anterior iglesia visigoda que habría estado consagrada al arcángel San Miguel. La iglesia de este monasterio, que actualmente conocemos con el nombre de San Miguel de Escalada, sufrió diversas reformas posteriores y añadidos, entre ellos el imponente torreón que sobresale de su silueta, la iglesia es lo único que queda del antiguo monasterio.

Se renovó varias veces por el aumento progresivo de la comunidad, pero con la Desamortización fueron desapareciendo los edificios monásticos.

La iglesia es de planta basilical con tres naves, un crucero, cabecera tripartita en forma de herradura y unos iconostasios limitados por tres arcos de herradura y cancel con motivos vegetales y geométricos. Todos los arcos son de herradura y los fustes de mármol y los capiteles han sido aprovechados de elementos romanos y visigodos. Está cubierta con un artesonado de madera policromada, excepto en los ábsides, donde emplearon bóvedas gallonada.

El pórtico consta de doce arcos de herradura, siendo los siete más occidentales obra mozárabe del siglo X, los cinco restantes son añadido posterior con capiteles de mayor tamaño. La torre es románica de finales del siglo XI, reforzada con estribos.

La puerta, que se abre en el extremo oriental de la galería, da paso a la capilla de San Fructuoso, de arco de medio punto. Destaca el ventanal que se abre en el muro oeste con un doble arco de herradura.

Se trata, sin duda, de uno de los edificios más bellos de la arquitectura religiosa leonesa, y símbolo de la historia medieval que atesora esta tierra.

La Abadía de Eslonza en Mellanzos

Nos desplazamos 4 kilómetros por la angosta carretera LE-5625 para llegar a la localidad de Mellanzos, donde nos está esperando el restaurante La Abadía de Eslonza, de reciente apertura.

Ubicado en las antiguas escuelas de la localidad, el restaurante presenta una sobria decoración en madera que nos traslada a tiempos pasados, con una carta de gastronomía tradicional que nos encanta.

Comenzamos la velada con unas raciones para compartir de croquetas de la casa, ensalada templada de tomate con gulas y unas albóndigas de pollo de corral con langostinos, para pasar a los platos principales de arroz con bacalao, escalopines al queso de Valdeón, ensaladilla rusa y morro y oreja con patatas. Unos platos muy contundentes y sabrosos, aunque aún así dejamos algo de apetito para degustar sus postres de crema de limón, tarta de naranja y la tradicional tarta de queso.

Pero sin duda, lo que mejor podemos ofreceros es unas fotografías de cada plato… si bien es cierto que deberíais visitar la Abadía de Eslonza y comprobar por vosotros mismos que bien merece una visita. Repetiréis, seguro.

Ración de croquetas de la casa
Ensalada templada de tomate con gulas
Ración de albóndigas de pollo de corral con langostinos
Ensaladilla rusa
Arroz con bacalao
Escalopines al queso de Valdeón
Ración de morro y oreja con patatas
Crema de limón
Tarta de naranja
Tarta de queso